Cultivos en invernadero. La sandia

Cultivos en invernadero. La sandia

La sandia es sin duda una fruta que aporta muchas ventajas al organismos del ser humano, pues contiene ciertas cantidades de vitaminas antioxidantes como la vitamina A, C, E y K. Comer sandia es bastante nutritivo, importante y ¡Que rico es comer sandia!

El cultivo de la sandía se lleva a cabo en climas templados, con unos 20 a 25 grados centígrados, con un suelo húmedo y fertilizado. Normalmente la sandía se siempre en los meses de marzo a julio.

Ya sabemos todo lo que aporta esta fruta a nuestro organismo y como es comúnmente sembrada. Pero ¿Que tal un cultivo en invernadero de sandía?

La sandia es una de las frutas que tiene un precio algo elevado, pero han sido muchos los agricultores que han decidido en los últimos años innovar en un cultivo en invernadero de sandía, y vaya que les ha sido de gran ventaja, pues este tipo de cultivo da mejor economía en la siembra de sandía.

La principal ventaja de la acertada decisión de llevar a cabo un cultivo de sandía en invernadero es que a partir de allí es cuando la sandía ha llevado un precio accesible para la mayoría de los consumidores.

La producción de sandias de invernadero se realiza con semillas. Las semillas de esta fruta eran germinadas anteriormente en semilleros particulares

En los últimos años donde se implementa el cultivo de la sandía en invernaderos, la germinación de las semillas para sandias de invernadero empieza cuando aparecen los cotiledones.

¿Cómo es el proceso?

En el momento en que la plata logra unos 7 o 8 centímetros de alto, y comienza a verse la yema terminal, que poco a poco se alarga, y apareciendo rudimentos de las hojas nuevas. Al pasar 10 días de que se realizó la germinación, los cotiledones cambian de aspecto, tornándose marchitados y la yema terminal comienza a brotarse.

Para que el trasplante de la planta de sandía al suelo sea satisfactorio, se debe realizar con ayuda de un instrumento de agricultura especializado ya que es un proceso bastante delicado pues está en riesgo dañar alguna parte de la planta.

Al pasar aproximadamente un mes la sandía de invernadero comienza a desarrollar sus tallos, y así da un comienzo al brote de sus frutos.

El cultivo de sandía en invernaderos ha ido creciendo e innovando en lo que respecta a la agricultura y la economía.