Cultiva Un Excelente Pimiento En Tu Invernadero Con Estos Consejos

Cultiva Un Excelente Pimiento En Tu Invernadero Con Estos Consejos

El pimiento es también conocido como chile dulce o ají morón, incluso en algunas partes de América Latina se le conoce como Pimentón. Es una planta herbácea cuyo cultivo es relativamente sencillo, y su fruto es muy utilizado como condimento en las comidas y en todos los guisos gracias a su sabor particular. Te explicaremos un poco sobre él para que aprendas como cultivarlo de forma correcta y así tener siempre pimientos frescos y muy sanos.

Consejos para la plantación y cultivo del pimiento

 

  1. Utiliza un semillero: El pimiento se dará mejor en condiciones particulares que pueden manejarse más fácilmente en un semillero, siendo los mejores meses para la siembra febrero y marzo, por las condiciones climáticas que se presentan en ellos.
  2. Trasplanta a un invernadero: Luego de 2 meses que ya tengas una pequeña plantita, trasplántala a un invernadero con condiciones propicias de humedad y luminosidad. Coloca las plantas en líneas separadas por unos 40 o 50cm para dar suficiente espacio a sus raíces para absorber los nutrientes del suelo.
  3. Cuida la humedad del suelo: El suelo se prefiere que sea un poco arenoso con una humedad entre el 50 y el 70%, ricos en materia orgánica y profundos para un cultivo optimo, cuidando siempre que estén bien drenados.
  4. Usa un sistema de riego: Debido a que el riego preferiblemente debe ser constante, pero moderado, es mejor utilizar estos sistemas que se pueden programar para que se activen cada cierto tiempo y suministren la cantidad de agua indicada para la plantación. Estos sistemas han constituido una innovación muy beneficiosa para el mundo del cultivo y la agricultura.
  5. Haz surcos en la tierra: El sistema de riego que te recomendamos es el de goteo, que es una pequeña manguerita que corre en el suelo, es preferible que no esté en contacto directo con el tallo de la planta, por ello te recomendamos hacer surcos, amontonando la tierra en torno al tallo y así éste quedará protegido y el agua irá directamente a las raíces.
  6. Sujeta tu planta mediante un entutorado: Este sistema le permitirá a la planta mantenerse recta a medida que va creciendo, puedes usar hilos de polipropileno para ello.
  7. Poda cada cierto tiempo y procura solo dejar de 2 a 3 tallos para que tengan una mejor sujeción.
  8. Elimina los frutos que se formen abajo del primer surco de la planta, para que no roben los nutrientes a los que se formarán arriba que serán los útiles.
  9. No olvides usar buenos insecticidas para proteger tu cultivo de plagas y enfermedades.
  10. La mejor época para recolectar los frutos es cuando hay un buen clima cálido.